viernes, 4 de noviembre de 2022

Declaración conjunta de la Secretaría General de la OEA y la Coalición LGBTTTI & TS con relación a la movilidad humana en las Américas.


La movilidad humana no debe implicar pérdida de derechos

La movilidad humana no es un fenómeno reciente. Las personas han migrado históricamente, de manera forzada o voluntaria, en busca de mejores condiciones de vida o escapando de situaciones complejas que ponen en riesgo sus vidas y el ejercicio pleno de sus ciudadanías. Cuando la movilidad humana es forzada, esta presión a migrar puede estar motivada por varios factores, entre los que vale mencionar la violencia, las violaciones a los derechos humanos, las convicciones políticas, la inseguridad alimentaria, la discriminación basada en el sexo y/o género, y la orientación sexual.

La migración ha estado constantemente ligada a las experiencias de vida de personas con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género diversas. En muchos casos, los lugares de origen de estas personas las han obligado a migrar desde ciudades pequeñas y tradicionales a aquellas más grandes y liberales, y de países conservadores y menos desarrollados, a países con tendencias progresistas y aparentemente más desarrollados. No obstante, aún en estos lugares de acogida o destino de estas personas, los ambientes suelen ser hostiles para aquellas que rompen los cánones de la concepción binaria del género.

Resulta esencial que los Estados garanticen el derecho a buscar y recibir asilo, así como el acceso a mecanismos de protección complementaria para las poblaciones LGBTIQ+. Asimismo, en ocasiones, los Estados no crean espacios para el debate de las políticas públicas sobre migración y enfoque diferencial, desconociendo las necesidades particulares de los grupos poblacionales en situación de mayor vulnerabilidad. Frecuentemente, estas tareas a las organizaciones sociales, quienes deberían ser solo un apoyo y no un reemplazo de las funciones y responsabilidades del Estado.

Las poblaciones LGBTIQ+ migrantes y desplazadas forzosamente viven estos contextos con mayor crudeza, ya que a la violencia histórica y la discriminación padecidas, se suman consecuencias sociales y sanitarias como las desencadenadas por el COVID-19. Las personas migrantes en general, y las poblaciones migrantes LGBTIQ+ en específico, encuentran dificultades en su movilidad debido a la falta de claridad de la política migratoria en varios países de la región y al uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por parte de autoridades en las fronteras. De igual manera, se presenta desconocimiento de los funcionarios públicos, agentes migratorios, fuerza pública, operadores de justicia y otros actores gubernamentales sobre las diversidades sexuales e identidades de género.

Las personas migrantes, refugiadas y retornadas LGBTIQ+ se encuentran ante una realidad social, política y económica, en la que el acceso al trabajo formal y decente es muy precario en varios países de la región. Estas personas, al no tener un comportamiento heteronormado y binario del género, sufren mayor precariedad laboral, dejando como únicas dos posibilidades: el trabajo informal y el trabajo sexual, especialmente en el caso de las personas trans. Por ello, deben incluirse, dentro de los programas de integración, acciones dirigidas a transformar las prácticas discriminatorias y basadas en la homofobia, la transfobia y formas conexas de intolerancia en los espacios laborales.

En adición, las personas migrantes y desplazadas LGBTIQ+ se encuentran expuestas a que se invisibilicen las violencias de las que son víctimas, y a ser criminalizadas y revictimizadas. Las personas LGBITQ+ en contextos de movilidad humana que son víctimas de delitos deben poder acceder a la justicia y a la reparación integral en condiciones de igualdad.

Por todo esto, la Secretaría General de la OEA y la Coalición LGBTTTI & TS hacemos un llamado para que, desde los Estados, se creen canales efectivos y no estigmatizantes para denunciar los actos de violencia y discriminación que enfrentan las personas migrantes, refugiadas y retornadas LGBTIQ+ desde una perspectiva interseccional. Asimismo, las políticas de movilidad humana deben poner en el centro a las personas y sus derechos fundamentales, en un marco de libertad, dignidad e igualdad y garantizando la no discriminación.


Comunicado de Prensa D-024/22
03 Noviembre 2022
https://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=D-024/22 

miércoles, 5 de octubre de 2022

Solicitantes de asilo LGBT en peligro en la frontera de Estados Unidos*.

Las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT), así como otros solicitantes de asilo que huyen de la persecución en sus países de origen, experimentan condiciones abusivas y peligrosas en México cuando se les impide cruzar la frontera para solicitar asilo, señaló en el día de hoy Human Rights Watch.

Dos políticas implementadas por el gobierno del expresidente Donald J. Trump —los Protocolos de Protección de Migrantes, comúnmente conocidos como programa de “Permanencia en México”, y la política de expulsión sumaria en virtud del Título 42— siguen siendo empleadas por la Administración Biden para bloquear el acceso al sistema de asilo a la mayoría de las personas que intentan cruzar a EE. UU. en busca de seguridad. Esto incluye a personas que se encuentran en mayor riesgo de sufrir daños en México debido a condiciones o identidades específicas —como su identidad o expresión de género, discapacidad y edad— y que deberían tener derecho a que se las exima de ser expulsadas. Las autoridades estadounidenses deben dejar de enviar a solicitantes de asilo a México o de expulsarlos a sus países de origen, y deben procesar con celeridad a las personas que esperan en la frontera para solicitar asilo y que se enfrentan a un riesgo particular de abuso.

“Estados Unidos debe restablecer el acceso al asilo para todas las personas, pero mientras se impida a Biden hacerlo, como mínimo debería utilizar de inmediato las exenciones existentes para solicitantes de asilo que se encuentren en riesgo, incluidas las personas LGBT”, sostuvo Ari Sawyer, investigadora sobre temas de la frontera estadounidense de Human Rights Watch. “Continuar expulsando de manera sumaria a solicitantes de asilo LGBT y VIH positivo a México o sus países de origen pone en grave riesgo sus vidas”.

viernes, 23 de septiembre de 2022

El alcalde Adams anuncia centros de ayuda y respuesta de emergencia humanitaria para apoyar aún más a los solicitantes de asilo que ingresan a la ciudad de Nueva York

Centros para proporcionar ayuda humanitaria a miles de solicitantes de asilo que llegan a la ciudad de Nueva York

New York, 22 de septiembre de 2022 El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, anunció hoy que la ciudad abrirá centros de ayuda y respuesta de emergencia humanitaria para apoyar a los cientos de solicitantes de asilo que llegan a la ciudad de Nueva York todos los días desde Texas y otros estados fronterizos. A medida que la cantidad de solicitantes de asilo enviados a la ciudad de Nueva York continúa creciendo, estos centros de ayuda humanitaria brindarán asistencia a las personas y familias recién llegadas y garantizarán que continúen conectados a la gama completa de servicios y apoyos que necesitan. Los centros de ayuda humanitaria se convertirán en el primer punto de contacto para los solicitantes de asilo que lleguen, y ayudarán a las personas ofreciendo refugio, alimentos, atención médica, servicios de asistencia social y una variedad de opciones de asentamiento, incluso a través de conexiones con familiares y amigos dentro y fuera de la ciudad de Nueva York. , además de, si es necesario,

“Hace más de 100 años, Ellis Island abrió sus puertas para recibir a aquellos que 'anhelaban respirar en libertad'. Ahora, más que nunca, está claro que nuevamente nos enfrentamos a una crisis humanitaria creada por manos humanas. Mientras que otros líderes han abdicado de su deber moral de apoyar a los solicitantes de asilo que llegan, la ciudad de Nueva York se niega a hacerlo”, dijo el alcalde Adams .“Esta no es una crisis cotidiana de personas sin hogar, sino una crisis humanitaria que requiere un enfoque diferente. Es por eso que los Centros de Ayuda y Respuesta de Emergencia Humanitaria serán el primer punto de contacto para los solicitantes de asilo que les brindarán una variedad de servicios y apoyo a medida que las familias determinen sus próximos pasos. Esta respuesta de emergencia representa lo que sabemos que se debe hacer durante esta crisis humanitaria, mientras continuamos buscando la ayuda de nuestros socios federales y estatales para continuar con este trabajo. Al igual que las generaciones que vinieron a nuestra ciudad antes, Nueva York brindará a los miles que ahora vienen a nuestra ciudad los cimientos para construir una vida mejor”.